Puertas antiokupas

En España ha estado sucediendo el problema con la situación de los “okupas”. Estas son personas que, de forma ilegal, ocupan nuestros espacios en busca de un sitio donde vivir.

La ilegalidad dentro de este hecho reside en que se hace sin el consentimiento del dueño de la propiedad.

Este problema le aterra a cualquiera, y una de las medidas que se han estado popularizando y se han vuelto la mejor opción para muchos son las puertas antiokupas. Estas representan una solución al creciente problema, y reciben su nombre por la misma situación.

Cada año se registra un gran aumento en estos casos. En el 2020, dadas las circunstancias por las que atravesamos y la situación de la pandemia debido al COVID19, las cifras registradas son mucho más preocupantes. Algunas de estas, producidas por denuncias realizadas para inicios del 2020 (entre enero y junio) se posicionan alrededor de 7.450.

Esta cantidad contrasta mucho con las cifras de denuncias registradas años anteriores. Para 2013, el número de casos recolectados rondaba por 7.739; sin embargo, para el 2018 el crecimiento había sido de un 58%.

El miedo de que nuestra vivienda sea el siguiente espacio invadido de esta forma es algo que le aterra a cualquiera, y por estas razones es que se ha dado, de forma tan exponencial, el crecimiento en ventas de puertas antiokupas.

¿Qué son las puertas anti okupas?

Las puertas antiokupas, tal como se venía mencionando, surgen como una solución opcional al movimiento de los okupas.

Se trata de una puerta que no tiene pomo ni mirilla y abre hacia afuera. Se instala delante de la puerta de nuestro hogar; es decir, es como una segunda puerta colocada en el marco de la entrada principal, de modo que la misma no sufre ninguna clase de daño.

Se utilizan de manera temporal. Por ejemplo, si salimos de vacaciones y queremos mantener nuestro hogar seguro. Pero no se usan para el día a día, puesto que resulta incómodo y poco práctico.

Presentan una ayuda al mantenimiento de la seguridad en nuestro hogar, puesto que dificulta a un okupa la tarea de derribar la puerta principal e irrumpir en nuestro espacio.

Puertas Antiokupas | Central Puertas

¿Cómo funcionan las puertas antiokupas?

Como ya se mencionaba anteriormente, el funcionamiento de estas puertas es bastante simple. Se coloca la puerta antiokupa en el marco de nuestra puerta principal, de modo que sirve como una segunda puerta y refuerza nuestra seguridad.

Normalmente están hechas con acero; no obstante, los materiales con los que se hacen tienen muchas variaciones. Por ejemplo, hay algunas que tienen estructuras metálicas.

Es decir, pese a que los materiales siempre tendrán una variación, estas puertas estarán fabricadas, comúnmente, con componentes y materiales resistentes y de gran durabilidad.

Además, vienen acompañadas con cerraduras y cilindros de alta seguridad, haciéndolas de mucho más difícil acceso para aquellos visitantes no deseados, pero de fácil manejo para los propietarios.

Otras medidas de seguridad antiokupas

Entre otras medidas antiokupas que pueden ayudarnos a mantener nuestros espacios seguros, tenemos las alarmas y cerraduras.

Las alarmas antiokupas son un excelente complemento en la seguridad de nuestro hogar porque están diseñadas para enviar una notificación (hasta a cinco números telefónicos) de que la puerta está siendo forzada. Esto, acompañado con una sirena y una alerta que se envía a las autoridades.

Por otro lado, las cerraduras antiokupas están diseñadas de forma que se evita el uso de algún taladro o técnicas como el “bumping”. Sin embargo, existen algunos modelos mucho más nuevos, que se basan en cerraduras con escudos magnéticos.

Por supuesto, si los okupas entran a nuestra vivienda a través de una ventana, pueden tener acceso a las cerraduras desde el interior; pero, si complementamos la seguridad de nuestro hogar con estos otros métodos, podemos asegurarnos de que la entrada de un intruso sea prácticamente imposible.

Precios de puertas antiokupas

El precio también es una de las cosas que cobra importancia a la hora de adquirir un producto. En el caso de las puertas antiokupas este puede ser muy variado, por diferentes factores.

Uno de los principales motivos en la variación del precio es si incluye instalación o si la puerta debe haccerse a medida.

Por ejemplo, si compramos una puerta con medida estándar y sin IVA incluido, el precio se posicionaría entre unos 500 y 600€. Si añadimos la instalación de la puerta, el precio sube un poco más.

Por otro lado, en el caso de que el marco de nuestra puerta no se adapte a las medidas estándares, siempre es posible mandar a hacer una a medida. Cuando se trata de puertas antiokupas a la medida, el precio se sitúa entre los 1000 y 2000€. 

Además, el precio obviamente variará en correspondencia con la calidad de los materiales y el tipo de seguridad que pueda ofrecer.

Alquiler de puertas anti okupas

Si no tenemos la posibilidad de comprar una de estas puertas, siempre está la opción de alquilarlas. Es una opción que resulta sumamente útil cuando dejamos nuestro hogar desocupado cuando estamos de vacaciones o si tenemos un espacio en venta y está vacío, etc.

Este es un servicio que muchas empresas ofrecen y el pago puede variar en cada una. Hay algunos sitios en los que el pago del alquiler será mensual, en otros puede ser diario. Pero es mucho más económico que hacer la compra de una de ellas. Lo que sí cabe destacar es que, de igual forma, se cobra la instalación en el caso de requerirla.

Por ejemplo, hay sitios en los que se puede conseguir un alquiler alrededor de 3€ diarios; y hay otras empresas que ofrecen un pago en cuotas mensuales, donde el precio oscila alrededor de 90€, sin incluir IVA, la instalación y desinstalación.

Call Now Button